DIRECTORIO DEL DISEÑO EN ASTURIAS

23 ene. 2013

"Gracias a usted, mis hijos están fuertes, sanos y altos"

Cuando escribí el post del Zitromatic apareció un nombre que desconocía. Gabriel Lluelles y antes de que pudiera ponerme a estudiarlo recibo la triste noticia de su fallecimiento el pasado Diciembre. 




Nació en Barcelona en 1923. A sus 13 años, en el duro escenario histórico, su padre se fue al frente y él debió ejercer de adulto, empezando como aprendiz de forja para trabajar en un pequeño taller. Posteriormente se formó como proyectista industrial en la Escuela Industrial de Barcelona.

En los comienzos de su carrera en España no existía ni de lejos el concepto de "Diseño Industrial" (aún hoy...en fin) . Sus primeros trabajos los ejercía de delineante y perito industrial mecánico eléctrico en la empresa Primer entre los años 1947 y 1962. "Empecé con maquinaria de tercera mano en Pimer, con material de desecho rudimentario", recuerda. (1) Tras esos primeros pasos como delineante, pasó a ser jefe del servicio técnico y terminó como director técnico.



En la postguerra, quizás por la mentalidad de alguien que ha pasado momentos duros, empezó a diseñar pequeños electrodomésticos que facilitaban mucho la vida a las personas: extraordinariamente útiles, sinceros, sin artificios, muy funcionales... Por aquella época Dieter Rams creaba productos para Braun con idéntica filosofía, muy acorde a la escuela de Ulm. "útiles, seguros al manejarlos, funcionales y, sobre todo, fáciles de limpiar" (2)

En el año 1962 pasa a ser director técnico del departamento de desarrollo y construcción de Braun España, empresa que nace con la fusión de Industrias Primer y Braun AG. En 1970 se convierte en diseñador independiente, trabajando para otras grandes compañías del sector. En 1971 entra en Taurus S.A. como director de una nueva línea de productos hasta que en 1988 se jubiló.



Vayas a la página que vayas la relación es directa. Gabriel Lluelles-Minipimer. Hasta que llegó el diseñador del catalán todas las máquinas amasadoras de cocina eran muy pesadas y fue su visión la que hizo de ellas un artículo de consumo, "adelgazando" el producto y aportando un gran valor añadido: las hizo fáciles de limpiar. El modelo era el Minipimer MR1, diseñada en 1959, y que se exportó a más de 50 países "Gracias a usted, mis hijos están fuertes, sanos y altos", le decían las mujeres (3). Con otro de sus productos, el triturador Bipimer BP53, ganó un premio Delta de Oro de ADI-FAD en 1961



El segundo premio Delta de Oro fue con exprimidor MPZ2 Citromatic de Braun, en el año 1970, diseñado junto a Dieter Rams, del que ya hablamos en su día.



Entre sus productos sobresalen la batidora Minipimer MR1 (1959), las batidoras-trituradoras Bipimer BP53 (1960), la Minipimer MR2 (1964), la Super Robot MV (1974) y la Bapitaurus BA-CP (1986). También es autor de la plancha P 22 (1963), el exprimidor Citromatic MPZ-2 (1970)  el secador de mano S3-MV (1973).  (4)

Muchos de sus objetos todavía, y tras decenas de años, que se dice pronto, se siguen comercializando con éxito o se mantienen activos en multitud de hogares. ¿no es, acaso, ese el mayor éxito que se puede tener como diseñador industrial?

El Museu de las Arts Decoratives de Barcelona cuenta, en su colección de Diseño Industrial, con varios de sus productos, al igual que en la exposición permanente del Palau de Pedralbes

En el 2008 el Adi-Fad, con el Museu d’Arts Decoratives de Barcelona y la Colección Alfaro Hofmann, rindieron homenaje a quien es uno de los pioneros del diseño industrial en la España de posguerra



Sirva éste como pequeño homenaje y signo de reconocimiento a uno de los grandes diseñadores industriales españoles que el día 2 de diciembre del 2012 moría en Barcelona. Un hombre modesto con una actitud modesta, en las antípodas del diseñador vederte, insiste en que sus méritos se deben también a José Francesch (fundador de Pimer) y Francesc Betriu (de Taurus). "Gracias a ellos la industria es lo que es. Lo hicieron todo, eran auténticos empresarios", opina. Y tras tantos años de trabajo solo lamenta que todavía a nadie se le haya ocurrido hacer una historia del pequeño electrodoméstico. (1)

Gracias Pablo Montilla ADI-FAD por el aviso 
---
Enlaces y web-grafía (dirección recortada, el enlace va hacia la noticia/foto)

IMÁGENES:
Electrodomésticos: dhub-bcn.cat/


15 ene. 2013

Sonidos en el Diseño Industrial

El sonido es una cualidad intrínseca a la materia. De una manera o de otra todo lo material suena y los sonidos revelan una grandísima cantidad de información que el ser humano analiza.

http://goo.gl/OW3fV
Instantáneamente obtenemos de cada sonido importantísimos detalles del mismo: localización, timbre y tono, intensidad, qué suceso los producen (sujetos que intervienen, materiales que lo producen...), grado de peligro de la causa del ruido, entorno físico que rodea al ruido, cualidades de la materia... Poseemos en la memoria una ingente cantidad de sonidos perfectamente clasificados y, a diferencia de otro tipo de "memorias" la que atañe a los sonidos es extraordinariamente rápida ya que de ello puede depender nuestra integridad. Estamos predispuestos a reaccionar enérgicamente con unos sonidos, a sentirnos relajados, a estar alerta con otros y un largo etc. con otros (casi ninguno de nosotros hemos escuchado un edificio caerse, pero estoy seguro a ciencia cierta que ante ese ruido a todos nos inundará una misma sensación)

La característica más interesante del sonido respecto al Diseño de Productos es la de generar emociones. Cada ruidito que sale de un objeto es analizado concienzudamente por el cerebro buscándole una causa y comparándolo con nuestra biblioteca. La causa será la que determine lo que nos haga sentir.

http://goo.gl/SjHqO
En productos que generan ruidos, (no hablo de melodías) éstos son determinantes. Hay sonidos que no deben estar bajo ningún concepto en un producto: Que suene a hueco, que se escuchen golpecitos cuando el objeto se mueve, chirridos, vibraciones, sonidos no homogéneos o extridentes etc. darán sensación de que algo no está bien o es de poca calidad y no importará todo el análisis morfológico, de mercado, usabilidad y funcional que hayamos hecho. El cliente pensará que ese producto "no cumple" y no hay más.  Si la puerta de un coche tiene sonidos parásitos como de varios metales chocando entre sí, si suenan vibraciones con el coche en marca etc. la idea que nos generamos en la cabeza es que esa puerta no es segura y, por tanto, el coche es por un lado peligroso y por otro de poca calidad. Lo mismo sucede con, por ejemplo, una batidora, un secador o cualquier pequeño electrodoméstico. Si al ponerlo en marcha el sonido del motor no es homogéneo, por muy resistente, duro y bien diseñad que esté, nos dará la impresión de que "algo falla".Si al sentarnos en una silla, escuchamos crujidos, eso es que ésta no aguanta nuestro propio peso (vuelve a levantarte!!!) si el ruido es de dos superficies deslizándose una sobre otra: es que hay algo sin control o potencialmente lesivo (para uno mismo o para las propias superficies). Hay multitud de ejemplos.


Otros sí deben estar presente. Ya que cada sonido procede de una acción, cada acción debe emitir un sonido. Esto es muy interesante para el usuario ya que recibe un feedback de su operación. Si al presionar una tecla no oímos un leve ruido al llegar al tope, pensaremos que dicha tecla no marca bien. Por lo tanto forzar o generar un ruido es extraordinariamente útil ya que hará más placentera la experiencia de uso del objeto. El feedback se puede realzar también con luces.

El sonido es capaz de generar una escena en la que el usuario se meterá sin darse cuenta. Si al meter la tarjeta en un cajero automático suena un sonido melódico, ascendente y agudo dará la sensación de que algo empieza,  al presionar cada tecla recibimos otro de afirmación con tono y timbre parecidos y al terminar el proceso nos despide un sonido similar: la experiencia de uso sería totalmente diferente y distinguiríamos ese cajero de ese de el de cualquier otro.

http://goo.gl/rv0Pn

En sectores concretos los sonidos cobran una importancia vital. En el alimenticio, por ejemplo, ningún bote que contenga productos frescos puede abrirse sin que suene un "plop". El crujir de los cereales que percibimos al masticarlo es concienzudamente analizado. La espuma del café recién hecho ha de llegar a nuestros oídos. Al meter la cuchara en una mouse debemos escuchar cómo las burbujillas se rompen porque eso es sinónimo de cremosidad. El escanciado de una cerveza. El pum del descorchar de una botella de champan... son sonidos tan asociados a los productos que sin ellos notaríamos que "falta algo"

http://goo.gl/a5D8E

En el entorno automovilístico el asunto es de vital importancia. Se estudia el mencionado cerrar de las puertas, el click de la llave de contacto, el tick-tack de los intermitentes, el ronroneo del motor a bajo régimen y al límite de sus revoluciones, el sonido de los neumáticos, el zumbido de los motores eléctricos internos, el motor de encendido... Todos esos estímulos auditivos nos generan seguridad, tranquilidad, nos suben la adrenalina, nos sentimos poderosos... En definitiva hacen que la experiencia de uso del coche sea más o menos placentera y, por consiguiente, que querramos compartir dicha buena o mala experiencia con otros posibles compradores.

El diseño de un sonido es extraordinariamente complejo. Para ello os emplazo a que veáis el documental "El Imperio de los Sonidos" (L´empire des sons)