DIRECTORIO DEL DISEÑO EN ASTURIAS

8 oct. 2011

Si es posible cometer un error, alguien lo cometerá


ESTO ESTÁ MAL DISEÑADO!!!! ¿Cómo lo han diseñado así? (os suena ¿no?)


Si estudias diseño o eres diseñador sabes que sí o sí alguien va a criticar en algún momento de la vida de tus (productos, servicios, elementos gráficos, web...) algún aspecto de éstos. Con o sin razón. Constructiva o destructivamente. Es un hecho. De ahí que los diseñadores más cool lleven siempre sus cascos con música a tope.

Hace unos días, cierta personita me hablaba que (el amigo de un compañero de trabajo de su...amiga...del trabajo...de un compañero) O sea "alguien" había tenido que ir al centro sanitario de un aeropuerto porque su hijo se había cortado en la pierna con un carrito de aeropuerto. El padre (o la madre, que hay que ser políticamente correctos) había dejado a su hijo en el cesto del equipaje de mano, ese que está junto al manillar, y el niño al acomodarse había metido su piernecita por uno de los huecos de la rejilla y al sacarla se había cortado, quizás con una soldadura desgastada o con una esquirla de metal. La cosa es que el médico les dijo que era algo muy común y llegaron entre todos a la conclusión que el carrito estaba mal diseñado (grrrrrr) ¿Lo estaba? La pobre de la interlocutora, que ya mucho aguanta, se pasó una hora larga escuchando mis reflexiones al teléfono que por ser vosotros voy a resumir:

Al pobre diseñador del carrito dudo que jamás se le hubiera pasado por la cabeza que eso llegara a pasar. A fin de cuentas, la cesta es un hueco rectangular, enrejado y nada orgánico. Nadie en su sano juicio posaría a su guaje. Es muy difícil asociar ese espacio con nada que tenga que ver con la comodidad y sujeción de un niño... hasta que disocias el carrito y su entorno(el aeropuerto), disocias el uso directo (llevar maletas) y reconceptualizas el diseño. Entonces te das cuenta que al fin y al cabo, un carrito de aeropuerto es un soporte con ruedas para llevar cómodamente bultos en un edificio grande y estresante. Justo como los carritos de supermercado, esos en los que sí hay un asiento para un niño.

Se produce una asociación directa en el usuario entre ambos productos. Si se analizan son mucho más que parecidos, casi diría que hermanos: Los usas en un lugar público, delimitado y estresante, ambos tienen una zona delantera para bultos grandes y otra más pequeña a la altura del manillar, se manejan igual, son del mismo material, son de uso efímero, los recoges y los dejas en un mismo lugar, se encadenan para guardarse, y un laaaargo etc. (amén de que todos hemos jugado con ellos de niños... )

Resumiendo. Si en el hermano "supermercado", el más común, pongo ahí a mis hijos y van bien, pues en el hermano "aeropuerto" también.

¿Está mal diseñado el carrito? Para responder a la pregunta voy a utilizar una cita del Gran Donald A. Norman (el Abuelete del diseño, como yo lo llamo, por su forma de escribir tan plagada de anécdotas sobre su vida) en la biblia del diseño que más que recomendada es OBLIGADA: "La Psicología de los Objetos Cotidianos"

Si es posible cometer un error, alguien lo cometerá. El diseñador debe suponer que van a cometerse todos los errores posibles y ha de reducirlos al mínimo.

Pero entonces, ¿está o no está mal diseñado el carrito???

ENLACES INTERESANTES:

Eduardo Costa/Disenas

2 comentarios:

do_0b dijo...

Muy interesante lo del compañero de trabajo de tu...amiga...del trabajo...de un compañero. :) Gran post Edu

Desde mi perspectiva, el producto está mal diseñado, es objeto de un necesario rediseño.

Otra cosa es, ¿Se podría haber evitado facilmente? ¿Cuanto de culpa tiene el diseñador?

Para diseñar el primer carrito que equipo cesto para el equipaje de mano, es factible que la investigación motivacional, el estudio de los usuarios, y sus modos de uso pasase por alto el hecho de que fuesen a poner un niño... se entendería; aun cuando es dificilmente excusable algo agresivo en un objeto de ese estilo (al alcance de todos los públicos)

La culpa ya es flagrante, si la cesta lleva tiempo sin ser rediseñada, y han salido nuevas generacionanes de carritos al mercado. Ahí está, p.ej. el médico del hospital para proporcionar esa información clave.

Pero... ¿De quién es la culpa? del diseñador? ¿del investigador motivacional? ¿Del gestor de proyecto que no asigno los recursos para la investigación? ¿del gerente que no dio plazos suficientes? ¿Del cliente (el aeropuerto) que no demanda seguridad?...

¿De todos?...
ja ja ja he vuelto a dejar la pregunta abierta.

Desde mi punto de vista: Cuando eso ocurre, se tienen que activar mecanismos para que no vuelva a ocurrir: Es cierto, está mal diseñado; entonces, que el que los diseña se entere, bien por sus propios medios, o bien se lo decimos.

Ahora bien...¿Cómo?...
Pues esa elegante demostración de como hacerlo no cabe en espacio reservado a esta respuesta a tu post :)

Disenas dijo...

Muy interesantes tus puntos de vista do_Ob!!!! Gracias por los aportes

Lo que me preocupa es que hoy en día se ha facilitado enormemente la transmisión de información a nivel técnico (interneeeeee!) pero el ser humano no se ha adaptado. El médico del centro no puede(o no sabe) a quién debe mandar el e-mail correspondiente para que revisen las cestitas: Departamento de compras, de seguridad, de mantenimiento...

Ahora que la tecnología nos ha adelantado, debemos pararnos y reflexionar sobre el tema. (Yo sigo siendo partidario de reuniones en persona por encima de cualquier otra forma virtual)

Un saludo!!